Educación Unión Chilena

Premisas De La Educacion Adventista

  • Logo-Educ-290x220MISIÓN

El Sistema educativo de la IASD imparte una educación  evangelizadora y de  excelencia que desarrolla de manera armoniosa las facultades mentales, físicas, espirituales y sociales, para formar personas que estén al servicio de Dios y la sociedad, a través de un curriculum impregnado por principios, creencias y valores emanados de las Sagradas Escrituras.

                          

  • VISIÓN

Ser reconocido como un sistema educativo de excelencia, por nuestro compromiso en la formación integral de todos los estudiantes, cimentado en las enseñanzas de Jesús expresadas en la filosofía educativa de la IASD.

 

  • OBJETIVOS

La educación adventista comprende que el proceso educativo va más allá que un determinados curso de estudios. “La verdadera educación significa más que un determinado curso de estudio. Significa más que una preparación para la vida actual. Abarca todo el ser, y todo el periodo de la existencia accesible al hombre. Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero” (White, Ed. 13).

Partiendo de estas premisas y que el ser humano necesita ser restaurado a su estado original de perfección, la educación adventista  se propone alcanzar los siguientes objetivos:

  1. Promover el conocimiento de Dios como la fuente de toda sabiduría
  2. Reconocer y aplicar la Biblia como referente de conducta
  3. Estimular el estudio, la protección y la conservación de la naturaleza creada por Dios
  4. Incentivar la utilización de las facultades mentales en la adquisición y construcción del conocimiento a favor del bien común, teniendo como herramienta las diferentes fuentes de información y recursos tecnológicos.
  5. Promover la adquisición de hábitos saludables por medio del conocimiento del cuerpo y de las leyes que lo rigen.
  6. Dar oportunidad para desarrollar el sentido crítico, la creatividad, la investigación y el pensamiento reflexivo.
  7. Incentivar el desarrollo de los deberes prácticos de la vida diaria, una sabia elección profesional y la formación familiar, el servicio a Dios y a la comunidad
  8. Promover la autonomía y la autenticidad fundadas en los valores bíblico-cristianos
  9. Favorecer el desarrollo de la autoestima positiva, del sentimiento de aceptación y de seguridad
  10. Rescatar la práctica de la regla de oro en las relaciones interpersonales, que es amar al prójimo como a sí mismo.